TRATAMIENTO INTEGRAL DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Ciudad de México. Factores físicos y emocionales tales como la fatiga, el dolor, los problemas sexuales y urinarios, la depresión, la ansiedad y los trastornos cognitivos, aunados a la selección médica de un tratamiento inadecuado, afectan la calidad de vida de la persona que vive con esclerosis múltiple, de acuerdo con la maestra Herminia Aguilar Pineda, psicóloga especializada en terapia breve y familiar.

En los últimos años, la valoración de la calidad de vida de los pacientes con Esclerosis Múltiple se ha puesto de relieve, dado que existen estudios que han revelado que los factores físicos y emocionales que acompañan a este padecimiento causan un mayor detrimento en el paciente, en comparación con otras enfermedades neurodegenerativas.

Uno de los factores emocionales que, de acuerdo con estudios internacionales, causa mayor estrago en la calidad de vida de las personas que viven con Esclerosis Múltiple, es la depresión.

“Diversos estudios han mostrado la asociación entre la depresión y las secuelas de la Esclerosis Múltiple como fatiga, disfunción física, alteraciones cognitivas y dolor. Además, la depresión se ha relacionado con el deterioro cognitivo, mala adherencia a los tratamientos e incluso con la aparición de ideas suicidas,” expresó Aguilar Pineda.

Es por ello que, “aunado al apego al tratamiento médico, es necesario que el paciente reciba una terapia psicológica que le brinde diversas herramientas para preservar y mejorar su calidad de vida, enfrentar su enfermedad de una forma más sencilla, retomar su vida diaria de la manera más cercana a lo normal posible y a obtener los mayores beneficios clínicos de su tratamiento,” agregó la especialista.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud , la calidad de vida se define como la percepción del individuo sobre su situación en la vida, dentro del contexto cultural y de los valores en los que vive, y en relación con sus objetivos, expectativas, normas e inquietudes.

Tratamiento adecuado, un “traje a la medida” que beneficia

Por su parte, el Dr. José de Jesús Flores Rivera, médico Neurólogo con especialidad en Esclerosis Múltiple, afirmó que “la selección de un tratamiento que resulte adecuado y benéfico para el paciente, tiene un fuerte impacto en su calidad de vida. El médico debe priorizar las terapias que eficaces, seguras, reduzcan las recaídas y retrasen la progresión de la enfermedad, a fin de darle al paciente una mejor esperanza para convivir con su padecimiento.”

El también integrante del grupo de neurólogos del Instituto de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez, advirtió sobre la importancia y necesidad de individualizar el tratamiento farmacológico de cada paciente debido a que “en enfermedades crónicas y progresivas como la Esclerosis Múltiple (EM) es necesario que se haga un perfil personalizado, ya que debe tenerse en cuenta que cada una de las personas que la padece es distinta, que su perfil y desarrollo de la enfermedad será diferente y que la estrategia terapéutica y tratamiento farmacológico que se le administre debe ser muy bien cuidado, evaluando siempre la respuesta terapéutica y buscando que el fármaco brinde beneficios clínicos al paciente, tanto a corto como a largo plazo, sin afectar su calidad de vida.”

Estudios realizados a nivel mundial revelaron que los puntos más importantes a considerar en la prescripción de alguna terapia para el tratamiento de Esclerosis Múltiple son: eficacia a corto y largo plazo, buscando siempre la reducción de recaídas y el retardo de la progresión de la enfermedad; también debe considerarse la seguridad y tolerabilidad, así como el impacto positivo que tendrá en la calidad de vida del paciente.

Para concluir, el médico reforzó la idea de que “antes de prescribir cualquier terapia a un paciente con EM, es necesario revisar sus beneficios en términos de eficacia y perfil de seguridad en el corto y largo plazo, así como evaluar los posibles riesgos de salud que implicaría el prescribir un fármaco que pueda provocar eventos secundarios serios y que pueda afectar negativamente la salud del paciente y restarle esperanza y calidad de vida.

Acerca de la esclerosis múltiple

La EM es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro y a la médula espinal. La mielina, la sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada y entonces la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida. Se trata de la enfermedad crónica más frecuente en adultos jóvenes y la segunda causa de incapacidad en este grupo de población, después de los accidentes.

La EM es una enfermedad incurable, que debe ser tratada de por vida. Se presenta por lo general como brotes o recaídas que se manifiestan según los nervios afectados que posteriormente remiten parcial o totalmente, quedando el paciente casi asintomático. Dependiendo de la magnitud del brote, éste puede dejar secuelas permanentes que se van haciendo más manifiestas a medida que avanza la enfermedad.

El llamado proceso neurodegenerativo es continuo, se caracteriza por la aparición de nuevas lesiones que en algunos casos evolucionan en hoyos negros (zonas muertas) y por producir atrofia cerebral. Estos episodios de crisis no son predecibles ni tienen un patrón marcado a lo largo de la vida del enfermo ya que pueden presentarse en repetidas ocasiones o ser altamente esporádicos.

En México, actualmente, se estima que entre 12 y 15 personas por cada 100,000 habitantes sufren EM.

La EM generalmente afecta más a las mujeres que a los hombres (2:1), entre los 20 y 50 años de edad y es considerada la enfermedad crónica más frecuente en jóvenes y a la segunda causa de discapacidad en gente joven, después de los accidentes.