¡TENGO PARKINSON!

Ciudad de México a 6 de abril del 2011.“Tenía 49 años y comenzaba a pensar en festejar mi cumpleaños número 50, sin embargo, nunca me imaginé que ese año mi vida cambiaría para siempre tras un diagnóstico que me desgarró por dentro e hizo que, en ese momento, mi futuro se volviera negro: fui diagnosticada con Parkinson” así cuenta su historia Edit Zamora, una mujer cuya lucha contra la enfermedad ha sido motivo de admiración, desde hace 11 años.

Edit Zamora, es integrante de la Asociación Mexicana de Parkinson (AMPAC), una de las pocas asociaciones en México que agrupan a personas que sufren este padecimiento y dentro de la cual reciben no sólo terapias de rehabilitación y ayuda, sino también el cariño y la compañía de otras personas que comprenden el dolor y sentir de quienes tienen esta enfermedad.

La señora Zamora relata que “el día que celebré mi 50 aniversario, platicaba con algunas de las invitadas de algunas sensaciones raras que venía sintiendo, como un frecuente dolor del hombro izquierdo que se prolongaba o mi dificultad para mover el brazo, además de que sentía rigidez en el dedo anular de la mano izquierda. Ante estos comentarios, un familiar me dijo que no era normal y que ella creía que podría ser un problema neurológico, que no lo dejara pasar y que fuera al médico.”

Tras esa advertencia, se dio a la tarea de ir al especialista y en marzo del 2000, tras una consulta muy particular, pues fue delante de médicos practicantes, y sin más preámbulo que el murmullo de los asistentes, Edit recibió la mala noticia: “usted tiene Parkinson y yo no me equivoco” afirmó el médico.

Y así fue, el médico no se equivocó y tras 11 años de su diagnóstico Edit sigue luchando por mantenerse en pie y con la esperanza de que los tratamientos que sigue, hagan más lenta la progresión de su enfermedad.

Diferencia en calidad de vida

Actualmente, en México, la prevalencia de la enfermedad es de 200 a 400 personas por cada 100 mil habitantes, sin embargo, de acuerdo con especialistas, muchas personas que tienen esta enfermedad han sido mal diagnosticadas o no les ha sido detectado el mal.

El Dr. Humberto Carrasco, médico internista y neurólogo subespecialista en movimientos anormales, afirmó que “la detección temprana de la Enfermedad de Parkinson marca la diferencia en la calidad de vida del paciente, ya que al ser diagnosticado en la primera fase, puede recibir un tratamiento que le ayude a hacer más lenta la progresión de la enfermedad y con esto poder continuar con sus actividades diarias.”

El también integrante de la Academia Mexicana de Neurología afirmó que muchos pacientes no reciben un diagnóstico adecuado y tienen muy poca información porque no acuden con el médico neurólogo, que es el especialista adecuado para hacer este tipo de diagnósticos.

Aunado a realizarse un diagnóstico certero y oportuno, “es necesario que el especialista valore la tolerancia del paciente a los medicamentos y le brinde la mejor opción que no le genere efectos secundarios o bien no lo esclavice a varias tomas al día,” dijo el especialista.

“En la actualidad existen muchos medicamentos en el tratamiento contra el Parkinson, pero recientemente el estudio ADAGIO demostró que sólo Rasagilina retrasa el avance de la Enfermedad y que puede ser usado tanto en monoterapia como en combinación (se puede usar solo o con otros medicamentos antiparkinsonianos), al tiempo que se toma 1 vez al día,” de acuerdo con el Dr. Carrasco Vargas.

Concluyó diciendo que si “una persona comienza a presentar temblor en un lado del cuerpo, aunado a rigidez muscular, es necesario que acuda al especialista para que se le realice un diagnóstico que le permita saber qué tipo de enfermedad está presentando y si se trata de la enfermedad de Parkinson, brindarle una terapia adecuada, segura y eficaz para controlar el padecimiento.”

Acerca de la enfermedad de Parkinson

La Enfermedad de Parkinson es un trastorno degenerativo y crónico del sistema nervioso central que afecta las neuronas que producen la dopamina cerebral, una sustancia química esencial en el control de los movimientos musculares y es la segunda enfermedad neurodegenerativa a nivel mundial, después de la enfermedad de Alzheimer

Los síntomas más comunes de la Enfermedad de Parkinson son: temblor, lentitud de movimiento, endurecimiento muscular (rigidez) y pérdida del balance postural, además de síntomas no motores como depresión, ansiedad, pérdida del olfato y estreñimiento crónico, mismos que pueden preceder a los motores incluso por años.