LA RISA Y LA YOGA: DISMINUYEN LA PRESIÓN ARTERIAL

Es casi un proverbio repetido de manera constante que la “risa es el mejor remedio” y que tener una actitud jovial, dispuesta a reír, es bueno para la salud.

El título parecería apropiado para una revista ligera y no científica. Sin embargo, el estudio en que se basa el aserto proviene de una presentación en la reciente Reunión Anual de la American Society of Hypertension.

Un estudio, liderado por el doctor Madan Kataria e iniciado en 1995 en Mumbai, India, aporta datos científicos indicativos de que el yoga-risa, una juguetona mezcla de ejercicios risibles, apareados con respiración y estiramiento suaves puede disminuir de manera significativa los niveles de presión arterial sistólica y diastólica.

El programa mencionado puede reducir, también de modo significativo, los niveles de cortisol, una de las principales hormonas asociadas al estrés emocional, producida en la corteza de la glándula suprarrenal.

El doctor Kataria ofrece explicaciones fisiológicas como sustrato de los efectos benéficos mencionados. La risa, combinada con yoga, afirma el investigador, incrementa el oxígeno que va al cuerpo y al cerebro, induciendo cambios biológicos y fisiológicos, como disminución de la presión arterial y del estrés.

La risa asociada al experimento no requiere felicidad o estar ligada a chistes o humor. Simplemente se trata de risa como ejercicio corporal grupal, en el cual el contacto visual con otros contagia el deseo de reír y reír con ganas, con fuerza y desde la “barriga”.

Hay 6000 “clubes de risa” en 60 países. Una sesión típica dura usualmente 20 a 30 minutos, período durante el cual los participantes simulan risa en espacios repetidos de 45 a 60 segundos, seguidos de respiración profunda y estiramiento suave.

En un experimento controlado el autor estudio 200 individuos de una ocupación estresante y analizó la variación en la presión arterial antes y después de las sesiones.

La presión arterial sistólica disminuyó 6 mmHg y la diastólica 3.82 mmHg, reducciones que son importantes. El nivel de cortisol también disminuyó. Esos cambios no ocurrieron en los participantes empleados como controles.

La risa, yoga, yoga-risa, meditación y otras terapias o medicinas alternativas ayudan a la paz de la mente, a aliviar el estrés y a disminuir la presión arterial.
Como el ejercicio físico, tienen la ventaja de ser modalidades sencillas y económicas.