ESTUDIO PARA PROBAR UNA VACUNA CONTRA EL CÁNCER DE COLON

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) han iniciado las pruebas con una vacuna que podría ser capaz de prevenir el cáncer de colon en personas con alto riesgo de contraer la enfermedad. Así, y de mostrarse eficaz, la vacuna podría ahorrar a los pacientes los riesgos e inconvenientes de repetidas pruebas diagnósticas de seguimiento, tales como la colonoscopia, que resultan ahora necesarias para detectar y extraer pólipos pre cancerosos.

“El cáncer de colon tarda años en desarrollarse y habitualmente comienza con un pólipo, que es un benigno pero anormal crecimiento en la línea intestinal”, explica el Dr. Robert E. Schoen, profesor de Epidemiología en la Universidad de Pittsburg. Los pólipos que pueden convertirse en cancerosos son llamados adenomas.

En un avance para la prevención del cáncer, esta nueva vacuna actúa directamente contra la variante anormal de una proteína producida por las células denominada MUC1, que resulta alterada y producida en exceso en los adenomas avanzados y el cáncer. Las vacunas actualmente en uso para prevenir el cáncer trabajan con un mecanismo diferente, bloqueando específicamente con virus que están asociados con el cáncer.

En palabras del Dr. Schoen, “estimulando una respuesta inmune contra la proteína MUC1 en estos crecimientos pre cancerosos, podemos ser capaces de configurar la respuesta del sistema inmune para atacar y destruir las células anormales. Esto puede no sólo servir para prevenir el cáncer, sino también para prevenir la recurrencia de los pólipos”.

La vacuna de la Universidad de Pittsburgh será evaluada en cuanto a su seguridad e inmunogeneticidad en pacientes que sufren estadios avanzados de cáncer de colon y cáncer pancreático. En sus primeros pasos, “los pacientes (una docena que quiere ampliarse al medio centenar) han sido capaces de generar respuesta inmune a pesar de que su sistema inmunológico estaba debilitado por el cáncer. Los pacientes con adenomas avanzados presentan mejoras en su estado, lo que debería promover a su vez una respuesta inmune más fuerte. Esto puede ser capaz de detener las lesiones pre cancerosas provocadas por la conversión de adenomas en tumores malignos».

Tras recibir una primera dosis de la vacuna experimental, los pacientes recibirán nuevas dosis a las dos y las diez semanas. Asimismo, serán sometidos a análisis de sangre para comprobar la respuesta inmune a las 12 semanas, las 28 y el año desde el inicio del test.