DIETAS MODIFICADAS EN FIBRAS

Dieta alta en fibra

La fibra es la parte comestible de las plantas o hidratos de carbono análogos que son resistentes a la digestión y absorción en el intestino delgado y que sufren una fermentación total o parcial en el intestino grueso.

Incluye: polisacáridos, oligosacáridos, lignina y otras sustancias asociadas a las plantas.

La fibra principalmente se divide:

  • Soluble: pectinas, gomas y mucílagos.

Principalmente se encuentra en: los cítricos, la manzana, pera, zanahoria, avena, frijoles, lentejas.
Ésta fibra produce principalmente sensación de saciedad, disminuye la glucosa postprandial, disminuye las enfermedades cardiovasculares por su efecto hipocolesterolemiante y aumenta la flora bacteriana benéfica.

  • Insoluble: celulosa, hemicelulosa y lignina.

Principalmente se encuentra en: cereales integrales, salvado de trigo, frutas y verduras (de preferencia crudas y poco cocidas).
Ésta fibra disminuye el estreñimiento, acelera el transito intestinal, disminuye la incidencia de cáncer colorectal, disminuye la incidencia de diverticulosis.

La dieta alta en fibra es indicada como medida preventiva del cáncer de colon, diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad e hiperlipidemias.

Se recomienda:

20 a 35 g al día; de los cuales 1/3 de fibra soluble y 2/3 de fibra insoluble
Incluir en la dieta habitual alimentos como frutas y verduras con cáscara, leguminosas, cereales integrales.
Tomar por lo menos 8 vasos de agua natural al día.

Dieta baja en fibra

La dieta baja en fibra se indica en padecimientos inflamatorios gastrointestinales, como medida de preparación de estudios clínicos o pacientes que van a tener una cirugía de colon.

Se recomienda una ingestión de 4 a 5 g de fibra al día.

IMPORTANTE:

  • Futas y verduras cocidas y peladas
  • No se deberá utilizar cereales integrales ni leguminosas