/ ESP
síguenos.
             
buscar :
atresia de vías biliares

¿Qué es la Atresia de Vías Biliares? 

Es una obstrucción de los conductos (vías) que transportan un  líquido llamado bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar. Esta afección  es congénita, lo cual significa que está presente al nacer.

¿Cuál es la Causa?

La atresia biliar  ocurre cuando las vías biliares dentro y fuera del hígado no se desarrollan de  manera normal. Sin embargo, no se sabe la razón por la cual el aparato biliar  no logra desarrollarse normalmente.

Las vías biliares ayudan a eliminar los  desechos del hígado y transportan sales que ayudan a que el intestino delgado  descomponga (digiera) las grasas.

En los bebés con atresia biliar, se presenta  obstrucción del flujo de bilis del hígado a la vesícula, lo cual puede llevar a  daño hepático y cirrosis del hígado, que de no tratarse pueden ser mortales.

¿Cuáles son las manifestaciones? 

Los recién nacidos con esta afección pueden  parecer normales al nacer; sin embargo, la ictericia (una coloración amarillenta  de la piel y de las membranas mucosas) se desarrolla hacia la segunda o tercera  semana de vida. El bebé puede aumentar de peso durante el primer mes, pero  luego lo pierde, se torna irritable y presenta empeoramiento de la ictericia. 

Otros síntomas pueden abarcar:

  • Orina turbia
  • Esplenomegalia 
  • Heces flotantes
  • Heces con olor fétido
  • Heces pálidas o de color arcilla
  • Crecimiento lento

¿Cómo se hace el Diagnóstico?

El médico llevará a  cabo un examen físico, que incluye palpar el área ventral del paciente, y puede  sentir un agrandamiento del hígado. 

Los exámenes para  diagnosticar la atresia biliar son, entre otros: 

  • Radiografía abdominal
  • Ecografía abdominal
  • Exámenes de sangre para verificar los niveles de bilirrubina total y directa
  • Gammagrafía con ácido       iminodiacético hepatobiliar (HIDA), también llamada colescintigrafía, para       ayudar a determinar si las vías biliares y la vesícula están funcionando apropiadamente
  • Biopsia del hígado para       determinar la gravedad de la cirrosis o para descartar otras causas de       ictericia
  • Radiografía de las vías       biliares (colangiografía)

¿Cuál es el Tratamiento?

Se realiza  una operación denominada procedimiento de Kasai para conectar el hígado al  intestino delgado, pasando alrededor de los conductos anormales. Esta cirugía  es más efectiva si se lleva a cabo antes de que el bebé tenga 8 semanas de  edad, sin embargo, aún puede ser necesario un trasplante de hígado.

Complicaciones 

Una cirugía temprana mejora la supervivencia  de más de un tercio de los bebés con este problema. Aún no se conocen los  beneficios a largo plazo de un transplante de hígado, pero se espera que  incremente la supervivencia de los pacientes. Las complicaciones pueden ser:

  • Infección
  • Cirrosis irreversible
  • Insuficiencia hepática